9:15 am.
- 18/04/2017 3 comentarios | | |

El contador que no acaba

Si algún periodista cubano goza del favor de los lectores, ese ha sido Ciro Bianchi Ross, un hombre que parece conocer todos los secretos de la cultura y la historia de Cuba y volcarlos de manera sabrosa y cautivante sobre el blanco y negro de cualquier página, sea un diario, una revista o un libro.
Miguel Terry Valdespino nadiemebusca@yahoo.com

Alguien afirmó durante la reciente Feria del Libro concluida en Artemisa que el periódico Juventud Rebelde dominical se abre por tres lugares: por la página deportiva, o la cartelera, o la página de Ciro Bianchi.
No voy a mostrar acuerdo o desacuerdo con los antes expresado. Prefiero decir que, si algún periodista cubano goza del favor de los lectores, ese ha sido Ciro Bianchi Ross, un hombre que parece conocer todos los secretos de la cultura y la historia de Cuba y volcarlos de manera sabrosa y cautivante sobre el blanco y negro de cualquier página, sea un diario, una revista o un libro.
Ese encanto natural lo llevó Ciro a predios de la Feria, adonde fue invitado por la Dirección Provincial del Libro en Artemisa, y donde reveló una parte de esa maravilla que nutre sus crónicas desde hace décadas, cuando compartía  espacio amistoso con gigantes de la talla de Alejo Carpentier y Lezama Lima, con quien sostuvo una sincera e inquebrantable amistad hasta el final de la vida del autor de Paradiso.
Entre los grandes privilegios de Ciro estuvo el haber asistido al estreno editorial de la novela Paradiso, una de las más grandes piezas narrativas del siglo XX, aunque no aceptada del todo en su momento por los burócratas y chatos de siempre.
Sobre Lezama y el dramaturgo Virgilio Piñera, otro de los grandes de las letras cubanas, contó las desavenencias entre ambos y hasta alguna que otra riña física entre ellos, lo que no privó a Piñera de llamar a Lezama, vía telefónica, para decirle con orgullo: “Yo no puedo estar peleado con el hombre que escribió una novela como Paradiso”… y sentarse, años más tarde, a llorar largamente la muerte de El Gordo en las escaleras de la funeraria de Calzada y K, donde estuvo tendido el cadáver de Lezama.
Pero Ciro no es solo anécdotas a granel. Es mucho más que eso. Es también un camino a seguir para cualquier periodista cubano, una vía para todos los que pretendamos llegar a los lectores y convencerlos del hermoso y difícil acontecimiento que es la vida.
Entrevistador de Julio Cortázar, un entrevistado fácil, según él, y entrevistador de García Márquez, un entrevistado difícil, también según Ciro, no hay género periodístico donde no haya incursionado con todos los hierros y con una pluma tan precisa como polémica.
Ciro Bianchi Ross estuvo con nosotros en la Feria y no pasó inadvertido. Era imposible que pasara así. Quien tiene tantos fieles lectores, no solo en una página dominical, no puede pasar inadvertido por ninguna esquina de ninguna parte.
 

Ciro Bianchi reveló una parte de esa maravilla que nutre sus crónicas desde hace décadas
Ciro Bianchi reveló una parte de esa maravilla que nutre sus crónicas desde hace décadas
9:15 am.
- 21/04/2014 3 comentarios | |

COMENTARIOS DE LA NOTICIA

Alberto
- 04/25/2017 - 12:26
1
Grande Ciro, como también eres grande Terry, mis respetos y admiración para usted, un abrazo
- 05/03/2017 - 11:21
2
Cierto ALberto.... dos grandes del periodismo cubano. Continúa leyéndonos y aportando criterios... los tomaremos siempre muy en cuenta
isabel cristina
- 04/26/2017 - 11:21
3
hola soy una escritora del municipio Caimito que vive en el central habana libre, he escrito varios poemarios entre ellos uno que estuvo a punto de publicarse en la editorial Extramuros donde fue evaluado u aceptado pero la direccion de dicha editorial cambio y por aLGUN MOTIVO MIS POEMAS QUEDARON EN EL OLVIDO, que gustaria que usted me ayudara, se que talves es un hombre muy ocupado, solo quiero su opinion y de ser posible su ayuda saludo isabel cristina

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES