Marzo 4, 2018 - 10:30am
- 04/03/2018 0 comentarios | | |

De colores y valores

XIII SALÓN PROFESIONAL DE ARTES PLÁSTICAS
Elena Milián Salaberri elenams18081966@gmail.com

Perdurar como opción para ver por dónde andan caballetes, óleos, pinceles, espátulas… en estos predios es, quizás, la mayor valía del Salón Profesional de Artes Plásticas, abierto al público por un mes, hasta el 17 de marzo, en la galería de San Cristóbal, justo en el centro de la ciudad.
Oportunidad de exposición, con premiaciones incluidas, la cita, con pretensiones de alcance provincial, tuvo el lujo de contar en el jurado con los artistas Jesús Gastell y Frank Hernández, de modo que inevitablemente llegó la interpretación acuciosa del evento.
El Premio Único fue a manos del muy joven Osvier Guzmán, por la pieza Retrato, en tanto se confirieron dos menciones: a Alberto Borrego (el Korda pinareño) con el conjunto de obras Ángel y Es…, y a Didier Soto por Palmiche, ambos exponentes de la fotografía que, junto a la pintura y la escultura, conforman las 13 obras de ocho artistas en exposición.
Conocidos los premios, con remuneración en metálico (2500 CUP) solamente para el primer lugar adquirido así para el patrimonio de la galería, quedaron en la palestra las recomendaciones de los expertos.
Autocatalogado pintor de ideas y pensamientos, Gastell, cuyo trabajo trasciende las fronteras cubanas, significó la necesidad de reevaluar más allá del Salón, el plan de proyección artista-institución en su capacidad de convocatoria, a fin de lograr la necesaria confrontación y el debate de las diversas proyecciones y concepciones artísticas y erradicar el encasillamiento en la creación.

De tal recomendación emanó un encuentro entre el jurado y los cultores de la plástica en sus diversas manifestaciones; pero quedó latente la inconformidad con la escasísima representación de artistas de otros municipios: además de los sancristobalenses, intervino solamente un joven estudiante de la Universidad de Artemisa, mientras seis obras se quedaron en San Antonio de los Baños por falta de transporte.

Ahora no se trata de emprender una “cacería de brujas” para depurar responsabilidades: no. Es hora de erigir un modo sinérgico a todos los niveles en el quehacer cultural de la naciente Artemisa, en pos de rescatar la esencia provincial del evento. También es tiempo de revisar la imagen de la propia galería, así como la remuneración del Premio, que depende del “tan llevado y traído” tema del presupuesto.
Con siete años de fundado, nuestro territorio se haya en plena construcción de su identidad como valor, proceso que luciría más espléndido si pasa por los colores y las formas. Estamos a tiempo.

Marzo 4, 2018 - 10:30am
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES