Abril 10, 2018 - 11:15am
- 10/04/2018 1 comentario | | |

Círculos de amor

Lo que comenzó siendo más una obra de la efervescencia revolucionaria de aquellos primeros años, que de la posibilidad real del país - puesta primeramente en manos de domésticas, amas de casa y campesinas que acudían a estudiar a la capital-, ha devenido 57 años después en lugar imprescindible para la educación de los niños cubanos
Leticia Martínez Hernández yailin@artemisadiario.cip.cu

Una semana antes de que por Playa Girón desembarcaran el odio y la muerte en barcos mercenarios, en La Habana germinaba una de las ideas más extraordinarias surgidas luego de aquel enero de 1959, cuando otro amanecer inundó a esta nación.
De la mano de la guerrillera Vilma Espín, presidenta de la recién nacida Federación de Mujeres Cubanas, abrían sus puertas los primeros tres Círculos Infantiles de Cuba, espacios creados para el amor, el cuidado y la entrega, mientras las madres trabajadoras se sumaban a construir la nueva Revolución.
Lo que comenzó siendo más una obra de la efervescencia revolucionaria de aquellos primeros años, que de la posibilidad real del país - puesta primeramente en manos de domésticas, amas de casa y campesinas que acudían a estudiar a la capital-, ha devenido 57 años después en lugar imprescindible para la educación de los niños cubanos.
Allí llegan con apenas un año de vida, llenos de miedos y llantos, pero bastan solo unas semanas para que en la puerta del Círculo digan adiós a los padres, se abracen a las seños y salgan a jugar. Luego, en un santiamén, aprenden a comer y dormir sin acompañamientos, a declamar poesías, a ir al baño por sus propios pies, a amarrarse los zapatos y decirnos sin gota de temor: “mamá, yo lo puedo hacer solo”.
Aun con las limitaciones económicas del país, los catarros que parecen anidar en sus salones o la mordida esporádica del niño que pelea por un juguete, no hay mejor sitio para ellos que el Círculo Infantil, no hay tranquilidad mayor para la madre trabajadora que dejarlo en brazos de la seño con bata rosa, a la que no habrá nunca como agradecerle cuidar al nuestro y a 20 más como él.

¿Cómo lo hacen? Me he preguntado más de una vez cuando dejo a las mías en sus manos. Tiene que haber mucho amor en la decisión de hacerse cargo de una “muchachera” que la mayoría de las veces no es apacible ni mansa.
Por eso este 10 de abril el homenaje es para esas mujeres que han convertido la idea de la inolvidable Vilma en Círculos de amor. A ellas el agradecimiento de cada día, y que no falten flores en las manos de esos niños que cada mañana reciben.

https://m.facebook.comVersion En  Inglés

Abril 10, 2018 - 11:15am
- 21/04/2014 1 comentario | |

COMENTARIOS DE LA NOTICIA

Yanet
- 2018/04/13 - 10:30
1
Que lindo escrito, cómo me gustaria que no todo se quedara en bellas palabras, tengo una niña de 3 años con necesidad del circulo infantil, y aún no tengo respuesta de la dirección municipal de educación, desde hace 5 meses estoy detrás de eso, y no hay esperanzas para mi niña, sin embargo debo llevarla a trabajar conmigo si quiero alimentarla, he sabido por trabajadoras de circulos infantiles que algunos niños causan bajas en el resto del año y yo me pregunto si por esos niños, no puede entrar la mia, o acaso no tiene el mismo derecho.

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES