9:00 am.
- 27/09/2017 0 comentarios | | |

Centenario sueño con la Aragón

Jacinto Bermúdez celebró sus 100 años de vida con la Orquesta Aragón, como cortesía del colectivo de la Casa de la Música artemiseña, entre obsequios, cake, refrescos, risas, abrazos, cariño y la contagiosa alegría de la agrupación cienfueguera. Fue de los primeros en bailar los danzones, boleros, guarachas...
Yudaisis Moreno Benítez yudaisismoreno@gmail.com

En una tarde para recordar, con la Orquesta Aragón, Jacinto Bermúdez, un anciano —entre los 50 que conviven en el Hogar del Adulto Mayor, de Artemisa— celebró sus 100 años de vida, como cortesía del colectivo de la Casa de la Música artemiseña.
Nació en Holguín, pero vino a trabajar en el tabaco desde 1961 y después a Cítricos Ceiba. Estuvo dos años en el Hogar de Cabañas, hasta su traslado hacia este, hace casi seis.
Aunque cumplió su siglo de vida el 11 de septiembre, las inclemencias del tiempo y la ausencia de electricidad en el Hogar le impidieron celebrarlo, no obstante no pudo ser mejor la fiesta, nos dijo.
Junto a otros ancianos y seguidores de la Aragón, picó su cake y compartió refrescos, entre risas y abrazos. Mas, la contagiosa alegría de la agrupación cienfueguera, que hace historia desde 1939, parecía desmentir la edad y los sinsabores del único sobreviviente entre ocho hermanos, a quien la vida premió con dos hijos.
Entre danzones, boleros, guarachas y otros géneros, Jacinto fue de los primeros en bailar. Recibió obsequios de la Casa de la Música y el cariño de muchos, entre ellos de la Cooperativa de Transporte de Artemisa, la cual hizo posible —como tantas veces— el traslado de los ancianos, aseguró Maidelín Pérez, directora del Hogar.
Quien se imagina que es un domingo para abuelos está bien equivocado. La familia completa, con veinteañeros y cuarentones, y poco o mucho más de edad, disfruta un tiempo de romance, armonía, complicidad, rememora y respira buena música.

9:00 am.
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES