1:15 pm.
- 22/04/2014 0 comentarios | | |

Cartografía de un proyecto en marcha

La Zona Especial de Desarrollo Mariel representa hoy el proyecto económico más importante de Cuba
Susana Alfonso Tamayo susanaat1989@gmail.com

Durante la II Cumbre de la Celac, presidentes del continente americano y directivos de nuestra provincia inauguraron la primera fase de la Terminal de Contenedores de Mariel, proyecto líder de una obra de amplias dimensiones y expectativas para el futuro económico de Cuba. Comenzaba a realizarse un sueño, cuyo inicio se remonta más allá del primer tramo de carretera o de muelle concluidos.

Según Rodolfo Augusto Moreira, director provincial de Planificación Física, desde 2009 ese órgano —entonces rector de esa actividad en la extinta La Habana— había elaborado de manera emergente la primera versión del Plan de Ordenamiento Territorial de la Zona, perfeccionado luego mediante estudios y otras experiencias similares en el mundo.

“En cumplimiento de los Lineamientos 103 y 127 del Sexto Congreso del Partido, la dirección del país decidió crear la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM). Con una extensión territorial de 465,4 kilómetros cuadrados, al norte de la provincia; alcanza territorios de Bauta, Caimito, Mariel, Guanajay, Artemisa y Bahía Honda.

“En consecuencia, se inició un proceso inversionista en áreas situadas al oeste de la Bahía de Mariel”, señala el también representante del Consejo de la Administración Provincial ante la Comisión de Evaluación para el establecimiento de Concesionarios y Usuarios en la Zona.

Fijando los límites

De los seis municipios mencionados, únicamente Mariel se localiza íntegramente dentro de la ZEDM. Bauta solo tiene una pequeña porción de suelo, donde no existe ningún asentamiento humano concentrado. Caimito, por el contrario, incluye poblaciones pertenecientes al Consejo Popular Costa Norte, como CEPEM, Salado, Roberto Negrín, Banes, Playa Banes, Menelao Mora, Tabla de Agua, Genética Oeste, Habana Libre, Don Mariano Norte, Don Mariano Sur y Aguacate.

Guanajay inscribe en la ZEDM a Jabaco, La Sierra, La Paloma y el espacio fronterizo con Mariel y la autopista Habana-Pinar del Río y el límite con Artemisa. Este último municipio incorpora parte del Consejo Popular Cayajabos: Cayajabo, El Mirador, San Isidro, El Establo y La Pastora.

Los asentamientos Cayo Coro, Cayo Guanaja, Silvio Caro, Rojas, La Vigía, San Claudio 2, San Claudio 1, Cuatro Vientos, María, Minas y El Muelle, contenidos en el área limitante con Mariel, Bahía de Cabañas, Circuito Norte y las carreteras a Pablo de la Torriente Brau y a La Aldea, constituyen la porción escogida de Bahía Honda.

Normativas necesarias

Con el objetivo de regular los actos traslativos de dominio y las acciones constructivas que se ejecuten por inversionistas naturales o jurídicos radicados dentro del área, así como la entrega de tierras ociosas amparadas en el Decreto Ley 300 y otras gestiones parecidas, entraron en vigor la Resolución 76 del Instituto de Planificación Física, el 5 de septiembre de 2013 y, 14 días después, el Decreto-Ley 313 del Consejo de Estado.

Sobre la necesidad de estas normativas específicas para la ZEDM, Moreira expone: “Esta es una zona físicamente dotada de recursos naturales, como sus suelos, posibles reservas gaso-petroleras y su potencial hídrico (destacan dos cuencas subterráneas y cinco presas). Además, existen 15 yacimientos no metálicos concesionados (12 para la construcción y tres para la producción de cemento).

“El puerto, la infraestructura vial, las redes de electricidad, de agua y de telecomunicaciones que atraviesan la Zona, hacen de esta un territorio especial para el paulatino progreso; por eso es preciso conservarlo.

“Las inversiones concluidas o en proceso de ejecución han conducido a eliminar 731 irregularidades no compatibles con los proyectos. Hemos reubicado y construido en otros predios 40 viviendas que estaban en la faja de protección de las vías férreas, con el consiguiente gasto de los recursos materiales y financieros del Estado, a la par de relocalizar redes de agua, electricidad y teléfonos”.

Moreira explica que aquellos interesados en construir, ampliar, remodelar, trasladarse de dominio, o en caso de usufructo, deben consultar con la Oficina de la ZEDM, creada para administrar la Zona.

“Eso no significa que la población está obligada a asistir a la Oficina de la ZEDM. Las consultas se realizan mediante las instituciones (direcciones de la Vivienda y de Planificación Física en el municipio), que a su vez acuden a la Oficina. La consulta procede solo cuando los inmuebles sujetos a transformaciones, o el suelo a entregar, se ubican dentro del derrotero de la ZEDM”, aclara.

Para que el sueño se haga realidad

La Zona Especial de Desarrollo Mariel representa hoy el proyecto económico más importante de Cuba, y su éxito depende no solo del aporte de las entidades y organizaciones gubernamentales, sino también de la cooperación de quienes forman parte ya — directa o indirectamente— de tal proyecto, aquellos que, a la postre, también disfrutarán de sus beneficios.

Desde 2013, el Instituto de Planificación Física y la Administración Provincial de Artemisa firmaron el Plan Cooperado, ratificado en 2014. Como parte de este, cada mes durante tres días, un grupo de inspectores recorre los asentamientos en el área de la ZEDM, a fin de detectar ilegalidades y ordenar su erradicación, declara Moreira.

“Aun con este procedimiento y los Planes Integrales de Enfrentamiento a las Ilegalidades, elaborados en 2012, no hemos detenido las acciones constructivas ilícitas.

Es necesario sumar todos los factores de los asentamientos, pues la lucha no concierne a una institución; requiere de la comunidad, para evitar que las personas gasten sus recursos en construcciones propensas a ser demolidas”.

1:15 pm.
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES