10:15 pm.
- 15/05/2015 0 comentarios | | |

En busca del verdadero manjar

El reto de la gastronomía es gigantesco, complejo y reiterado; continúa desvelando a muchos, en ambos modelos de gestión. Buen trato, “fijador” en las ofertas, precios razonables y voluntad, resultan un verdadero manjar para satisfacer los gustos más exigentes
Varios Autores digital@artemisa.cip.cu

Llega el fin de semana y la familia desea descansar, sobre todo las mujeres. Muchas apagan el fogón y deciden optar por un restaurante en el horario de comida o un poco después. Pero, ¿a dónde ir? ¿Cuáles son las mejores opciones?

Durante un recorrido nocturno por algunos establecimientos de la capital provincial, un equipo de este semanario comprobó que tanto el Coppelia como la hamburguesería La llave, la pizzería O Sole mío, cafeterías arrendadas a cuentapropistas, y los restaurantes K 59 y Yang Tsé, estaban cerrados.

Los dos últimos habían prestado servicios ese día en la feria a propósito de los festejos por el Primero de Mayo, según Omar Carrasco, vicedirector de Gastronomía en el municipio.

Por otra parte, el complejo recreativo La Plaza acogía a un grupo musical y proponía vianda frita, croquetas, panes con jamón, bistec de hígado y de cerdo, pollo y tasajo, cerveza Mayabe y Cacique, ron a 57 y 60 CUP y cerveza dispensada, entre otros productos.

Sin embargo, la joven Leyanis Beltrán opinó que le gustaría encontrar tragos preparados, entremés y otras propuestas diferentes a lo cotidiano. Mientras, Dayana Cruz y Sailén Sánchez expresaron su deseo de adquirir helados y refrescos más baratos (el único que tenían era el de 10 pesos), pues “a veces, en la entrada gastamos casi todo el dinero”.

La hamburguesería Bola Roja permanecía abierta, pero apenas tenía clientes. Allí no faltaban surtidos a precios asequibles y, a juicio de Osniel Ortega, “hasta el momento la calidad resulta aceptable. Solo me gustaría que regresara la papa frita que acompañaba antes los panes”.

En la Cooperativa No Agropecuaria (CNA) El Ruanda festejaban la Disco Temba con buena asistencia de público y la participación de talentos locales. Y aunque Gustavo Nodarse, secretario de la asamblea general de socios, señaló la diversidad de propuestas gastronómicas, Rafael Medinilla, uno de los presentes, sostuvo que deben esmerar la atención y embellecer más el local.

Para el infortunio de aquellos deseosos de refrescar, el Coppelia no tenía helados, y cerró dos horas antes de lo establecido, a las 10:00 pm, tras carecer igualmente en la mañana del delicioso alimento. Esto ha sucedido indistintamente en las siguientes noches de los últimos días.

De acuerdo con Erick García, jefe de brigada, de un plan de 200 tinas a recibir diariamente, solo les entregan 140 o 150, debido a roturas en varias fábricas y a problemas con las neveras en la de Bahía Honda. “El viaje es muy largo y, en ocasiones, el helado llega ‘flojo’. Si lo tenemos, trabajamos hasta cualquier hora”.

Vacía, pese al exquisito montaje de las mesas, el ambiente íntimo y sus tentativas propuestas, permanecía la Casa de la Moda, arrendada a un trabajador por cuenta propia.

“Las personas no relacionan este lugar con un restaurante. Aquí hemos realizado desfiles de modas, y pensamos organizar peñas con artistas del patio, cabaret y extender el horario después de las 10:00 pm, sobre todo los fines de semana”, manifestó Alberto Trápaga, el administrador.

Varias paladares en la zona urbana continúan llevando la preferencia, más allá de los altos precios, sostuvo Lorena Rodríguez, quien salió a buscar, junto a su familia, ofertas gastronómicas atractivas en la noche del sábado.

Realidades en otros territorios

Marlén Benítez, especialista principal de Gastronomía en la UEB Comercio, Gastronomía y Servicios, de Alquízar, precisó que en el municipio varias entidades abren en las noches, como los restaurantes El Patio y El Internacional, el Mercado Ideal (hasta las 9:00) y el Complejo Recreativo Rubén Martínez Villena, con productos gastronómicos y actividades recreativas, de jueves a domingo, fundamentalmente.

También la pizzería La Romanita abre en las noches y la cafetería de la funeraria presta servicios 24 horas.

A estas opciones, para nada suficientes, se unen los cuentapropistas, pues no pocas cafeterías brindan servicio nocturno, aunque los precios desaniman, pues el bolsillo de todos no puede costear las opciones de este sector.

Yudisleidis González opina que no siempre la calidad en los establecimientos estatales es la óptima: un día las pizzas están buenas y otro no. Igual con los panes, pero esta es la opción más económica y para algunos la única. Según Yanier Padrón, solo puede adquirirse algo después de las 10:00 pm en el Cupet, porque lo demás ya está cerrado.

En Mariel varios establecimientos abren sus puertas en horario nocturno. Entre los pertenecientes al sector estatal se hallan el Complejo Las Delicias, el restaurante del motel La Puntilla, las cafeterías Paso Real (pan con perro) y El Castillito (el bar de la salida), y la pizzería Wakamba.

Mucho resta por hacer para brindar ofertas más variadas y mejorar la imagen, de modo que las personas se sientan motivados a acudir a estos lugares.

Omaira García, administradora del restaurante Los Aliados, en Caimito, sabe del reto que suponen los trabajadores por cuenta propia, pues muchos ofertan pizzas y espa-guetis. Por eso este sitio, especializado en comida italiana, brinda platos cuyo importe oscila entre cinco y 20 pesos, y genera criterios como los de Ana Iris Cabañas.

“Para ser una pizzería estatal está buena, y los precios son bastante asequibles a todos, aunque hay cosas por corregir, como la atención de algunas camareras y la calidad de la lasaña”.

La cafetería por cuenta propia El Don Pedro goza también de aceptación, por su calidad y la posibilidad de hacer entregas a domicilio, expuso Celia Morera, mientras Yanaide Pimentel destacó el alto precio de las bebidas en las paladares y la poca comida.

Mayor “fijador” y deseos de hacer

“Nos ha costado lograr excelencia en las ofertas y el servicio”, reconoce Rafael David Leiva, director general de la Empresa Provincial de Comercio, Gastronomía y Servicios.

Leiva aludió a un plan de rehabilitación en el K 59. “Pretendemos ofertar de nuevo carnero, mariscos y lograr estabilidad en especialidades con pollo. La reanimación debe concluir en los próximos días, e incluye pintura, remozamiento del salón, del restaurante, y otras acciones dirigidas a rescatar el complejo gastronómico de antes.

“Lo mismo sucederá en el Yang Tsé, a fin de recobrar el propósito inicial, mediante la adquisición de algunos productos”.

Hasta la pizzería piensan llevar una cafetera, con tal de vender tragos con café, bolas de helado a tres CUP, paleticas y potes, junto a una mayor variedad de pizzas y lasañas.

El director general elogió la excelencia de los restaurantes Guajaibón, de Mariel; La Campana China, de Bauta; El Jagüey, de Caimito (si bien se ubica lejos del pueblo) y Los Laureles, de Artemisa.

“A todos los distingue la voluntad de su colectivo: el hombre deviene factor fundamental. Tienen financiamiento destinado a invertir en lo que necesiten; sin embargo, nuestros gastronómicos se adaptaron a trabajar con ‘todo listo para la venta’, un mal entronizado igualmente en el sector no estatal. Faltan deseos de hacer; ahí radica el desafío”.

¿Por qué no comprar frutas y usar las batidoras de que disponen? ¿Por qué solo vender enlatados, en lugar de ofertar cuanto sean capaces de elaborar con imaginación y empeño? ¿Por qué abandonar al cliente en las noches?

El reto de la gastronomía es gigantesco, complejo y reiterado; continúa desvelando a muchos, en ambos modelos de gestión. Buen trato, “fijador” en las ofertas, precios razonables y voluntad, resultan un verdadero manjar para satisfacer los gustos más exigentes. (POR MARÍA CARIDAD GUINDO, YAILÍN ALICIA CHACÓN, YUSMARY ROMERO YADIANEZ FERNÁNDEZ)

Los jóvenes prefieren Los Laureles / Foto: Humberto Lister
Los jóvenes prefieren Los Laureles / Foto: Humberto Lister
10:15 pm.
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES