5:15 pm.
- 21/04/2014 0 comentarios | | |

Biogás… por un desarrollo sostenible

Las fuentes renovables de energía ganan, para bien, adeptos en la sociedad
Adianez Fernández Izquierdo adianez.fernandez@gmail.com

En casa de Maira Rojas, en la comunidad La Carambola, de Candelaria, existe un espacio privilegiado para una pequeña planta de biogás que llegó para quedarse. Ella cocinaba con leña y carbón, y desechaba las excretas de sus animales. Gracias al empleo de esta fuente renovable de energía, su trabajo detrás del fogón se alivió considerablemente.


Mediante un taller coordinado por el grupo ambiental Amor y Naturaleza, recibió asesoramiento; así que, aprovechando uno de los pozos secos del patio, con materiales de uso, el apoyo de los vecinos y la guía certera de algunos promotores del biogás en el territorio, construyó en el patio un digestor pilotode cúpula fija.
 

Como no posee masa animal suficiente, Maira y su familia buscan la excreta en otros sitios y la cargan manualmente. El agua, vital para producir biogás, entraña otro dilema: la comunidad se abastece de pipas, con una regularidad variable, y para mantener la producción deben añadir un litro o más por cada kilogramo de excreta fresca. Sin embargo, no renuncian a mantener su planta por lo beneficiosa que ha sido.

Encima de esta tienen una piscina donde crían peces, siempre que el abasto de agua lo permite; los desechos constituyen abono para las plantas del jardín, un ciclo bastante cerrado. Como Maira, otros tantos en la provincia, fundamentalmente productores porcinos, han incursionado en la construcción de plantas de biogás y forman parte de un movimiento de usuarios en ascenso en el país.

Para el sancristobalense Lázaro Vázquez Ramos, la planta es parte importante de su casa, pues lleva más de diez años con esta y son varios los usos que le da. Posee un digestor de cúpula móvil de una tonelada y media, con un dispositivo que marca mecánicamente los metros cúbicos de biogás. Además de emplearlo para la cocción de alimentos, desde hace algún tiempo lo embotella y emprende labores de soldadura. Por tiempos, ha brindado combustible a los vecinos, y con los desechos abona las plantas.

Ana Luisa Valdés, también de San Cristóbal, lleva casi una década cocinando con biogás. Recuerda cuánto le ayudó esta fuente renovable de energía -a ella y a los vecinos- a cocinar tras el paso de huracanes durante estos años. Además, mediante un fogón rústico, hierve la ropa y el agua sin consumir energía eléctrica.

El poder calórico promedio de un metro cúbico es de 5000 kilocalorías, lo que permite generar entre 1,3-1,6 kWh, el equivalente de medio litro de petróleo; de modo que, según señala José Antonio Guardado, especialista en tratamiento de aguas residuales, plantas de biogás y gestión ambiental de la Sociedad Cubana para la promoción de las Fuentes Renovables de Energías y el Respeto Ambiental (Cubasolar), puede ser utilizado para la cocción de alimentos, el alumbrado mediante lámparas reajustadas, como combustible en motores de combustión interna adaptados y para equipos de refrigeración y soldadura.

Alternativa de salvación

Por siglos, las excretas de los animales criados en corrales han ido a parar a fosas; muchas veces hasta contaminan el agua de beber, y causan numerosas enfermedades. A lo sumo, algunos productores las empleaban como abono para sus plantaciones.

Sin embargo, tal como refiere Guardado, el uso de estas como materia prima para la producción de biogás elimina la contaminación, produce gas para múltiples fines y está demostrado que el bioabono resultante mejora los rendimientos agrícolas en más de un 25 por ciento. Además, sirve como componente nutritivo para la alimentación de aves de corral, peces y ganado…

El movimiento de usuarios en Cuba busca multiplicar experiencias por todo el país, explica. "Este proyecto no gravita sobre el Estado; intentamos llegar a cada interesado, asesorarlo y adaptar nuestros modelos al lugar, de acuerdo con sus posibilidades o intereses." Para valorar la factibilidad, solicitan a cada usuario los reportes de consumo de energía antes y después de instalar la planta, a fin de establecer cálculos de costo-beneficio y evaluar la rentabilidad.

"Una planta de biogás es una instalación estéticamente agradable, que permite -con mínimos gastos de construcción y una atención muy sencilla en su operación- tratar los desechos orgánicos o residuales contaminantes, y eliminar su efecto perjudicial para la salud, los malos olores y la contaminación del entorno."

Más usuarios para el biogás

Pese a lo ventajosa de la alternativa y a ser Cuba pionera en su implementación en América Latina allá por 1940, aún son pocos los usuarios en el país, más si tomamos en cuenta que el número de productores con convenios porcinos crece, sin hablar de las granjas y vaquerías estatales.

De manera que cada día son más los desechos que dejan de utilizarse y contaminan nuestro entorno. Es preciso entonces que el movimiento crezca, a la par de la actualización del modelo económico, y en consonancia con el Lineamiento 247, referido a potenciar el aprovechamiento de la energía renovable.

Las fuentes renovables de energía son el futuro de nuestra especie: no contaminan, son prácticamente inagotables y han estado permanentemente al lado del hombre, desde su surgimiento. Aprovechemos, entonces, el aire, el agua, el Sol y los desechos orgánicos como fuente para promover el progreso, de manera sostenible y sin dañar a la Naturaleza.

5:15 pm.
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES