Mayo 10, 2018 - 10:15am
- 10/05/2018 0 comentarios | | |

¿Por el béisbol? Con pasión le alcanza

Poco antes, en la XLVII Serie Nacional, Yulieski impuso un récord en promedio de ganados y perdidos -en aquella temporada ganó con balance de 15 triunfos y ningún revés-, el cual aún permanece intacto.
Myrla Pizarro de la Uz myrla@artemisa.cip.cu

Transita entre las calles de Alquízar como uno más, no del montón, de todos; a pesar de su gloria. Y me preguntaba si fue que a lo mejor lo habían olvidado, pero esa no era la respuesta; todos en Alquízar, también Cuba entera y muchos lugares del mundo conocen a Yulieski González Ledesma. No lo han olvidado, es el zurdo de oro de quien hablamos después de todo y lo que lo hace mezclarse con magistral gracia es su humildad.
Fue lanzador del Equipo Habana hasta la serie 50, ya en la 51 vistió por primera vez el uniforme del equipo Cazadores, de Artemisa, por la reestructuració

n territorial. También integró y brilló en el Equipo Cuba en varios eventos internacionales.
“Mis primeros pasos en el deporte los di siendo estudiante, estaba en primaria, me destacaba en varias disciplinas deportivas, pero mi pasión siempre fue el béisbol. Participé en un campeonato de la categoría 10-12 años, y a partir de ahí no dejé ir más la pelota”, explica el destacado lanzador.
Debutó en la XXXVII Serie Nacional de Béisbol (1997-98) con La Habana, y en su duodécima temporada dentro de la pelota cubana, consiguió la hazaña de llegar a sus 100 victorias en tales lides, convirtiéndose en el quinto habanero en conseguir esta marca en series nacionales, antecedido por los derechos José Ibar (173), Mario Véliz (113), Jorge L. Machado (105) y José M. Pedroso (101).
Poco antes, en la XLVII Serie Nacional, Yulieski impuso un récord en promedio de ganados y perdidos -en aquella temporada ganó con balance de 15 triunfos y ningún revés-, el cual aún permanece intacto.
“Una de mis mejores experiencias ha sido integrar el equipo Cuba en diferentes citas internacionales, esa es nuestra manera de defender al país; así en el mundo pueden conocer de la calidad de nuestros deportistas y el amor que le entregamos a la profesión, ganemos o perdamos, pero siempre con pasión”, comentó.
En la Copa del Mundo del 2005 cumplió faena excelente con balance de 3-0 y ayudó a la conquista del título. En la cita del 2009 se consagró en la etapa semifinal con triunfo ante Canadá de 5x1, otra vez terminó con 3-0.
“He vestido el uniforme del equipo Cuba en siete ocasiones, nunca he perdido en eventos internacionales y tengo nueve victorias. Participé en la XVI Copa intercontinental y los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 2006, donde el equipo alcanzó el primer lugar. Estos son el fruto de muchos años de sacrificio”, enfatizó, mientras disfrutaba de un café colado por su esposa.
Con frecuencia el serpentinero es señalado por otros atletas como ejemplo de disciplina dentro y fuera del terreno, y los técnicos ponderan su consagración a la preparación y el estudio que realiza de sus rivales.
“El apoyo de la familia es un asunto importantísimo, mientras cuentes con su amor y su paciencia, puedes lograr muchas cosas, es el empujón máximo que nos aviva la sangre cuando estamos compitiendo. Pienso en muchas cosas cuando estoy en un juego, pero sobre todo me vienen a la mente mi esposa y mis hijas, que se han consagrado a mí, pese a mi falta de tiempo con ellas a veces, a la locura de un día en casa y al otro sabrá Dios en dónde y aun así, siguen presentes y dándome ánimos.
“La verdad es que la mayoría de las cosas que esperaba de la vida las tuve, ahora estoy enfrascado en entrenamientos para participar por Artemisa en la próxima serie nacional, la número 22 para mí. Ya después pienso retirarme para hacer una licenciatura, y ser entrenador, que aunque parezca más sencillo, es una tarea bien compleja.
“Siempre he agradecido el calor de mi pueblo, de mi gente, de quienes me paran en la calle o me saludan con júbilo, o dicen en voz baja: “ese es Yulieski, compadre, González, el alquizareño, el zurdo de oro”, es una sensación tan plena que te dan ganas de seguir adelante.
“Al final, no hay mejor recompensa que los gritos de tu nombre en las gradas o el brillo en los ojos de quien viene a saludar”. Así es Yulieski, humilde y sincero en demasía, además de ser, indiscutiblemente, un excelente pelotero.

Mayo 10, 2018 - 10:15am
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES