Abril 13, 2018 - 10:45am
- 13/04/2018 2 comentarios | | |

Hasta la Autopista… ¡en solo 10 minutos!

El nuevo recorrido sumará visibilidad a nuestra ciudad capital, pues desde la Autopista Nacional se abrirá un paseo directo hacia Artemisa. Resta esperar que la vía quede en estado óptimo lo más pronto posible
Varios Autores digital@artemisa.cip.cu

POR JOEL MAYOR Y SAILYS URIA

La ciudad de Artemisa tiene una desventaja como pocas en el país: la Autopista no le queda cerca. En un viaje a La Habana, el tráfico por la Carretera Central hasta Cuatro Caminos puede ser engorroso, sobre todo en horarios pico y a una velocidad regulada por tramos, donde la media alcanza apenas 60 kilómetros por hora. Era preciso trazar otra ruta.
Desde el año 2012 comenzó un estudio a sus viales y conexiones con los demás municipios. La empresa pinareña Génesis, perteneciente al Ministerio de la Construcción (Micons), proyectó nuevos viales y analizó su factibilidad.
Así la Central cedió su doble sentido, para servir solo de salida hacia La Habana. Mientras, la calle Céspedes ahora da la bienvenida a quienes llegan desde la capital de todos los cubanos, y hasta creció con la ampliación después de 58 y su enlace con la Carretera Central.
Además, la Avenida 40 fue prolongada hasta la subestación eléctrica, a fin de acortar ese tramo de salida rumbo a Alquízar e instituciones como la Delegación Provincial de la Agricultura y el Comité Provincial del Partido.
El estudio reveló la necesaria conexión del municipio cabecera con la Autopista Nacional, pues la existente, por la carretera de Cayajabos, solo la utilizan quienes vienen o van hacia Pinar del Río; para los conductores que llegan o salen rumbo a La Habana, usarla sería recorrer un mayor tramo.
Por tanto, manos a la obra: la nueva carretera comienza en la rotonda del monumento conocido como La Pupila Insomne, y tiene salida al kilómetro 35 de la Autopista. Los beneficios solo en números son apabullantes.

Sueños y demoras
Los primeros pasos para cumplir ese sueño ya se han dado. A partir de 2015, una vez completada una larga lista de licencias y permisos, la recta todavía de color blanco avanzó aproximadamente 1,8 kilómetros, con los 30 centímetros iniciales de relleno y un millón de pesos otorgados por el Plan de la Economía de la provincia.
“El sistema de alcantarillado y drenaje está terminado. Las tres alcantarillas cuentan con cajones atípicos y reforzados con acero, para garantizar el paso por encima de ellos aun sin relleno, impedir el debilitamiento de la estructura, y propiciar el paso eficiente del agua”, confirma Roberto Castrillo, director de Vialidad en el territorio.
Un puente se cimenta en la estación 6.37, sobre el río Lima. Precisa 54 vigas prefabricadas, a cargo de la UEB #7 del Micons en Artemisa. “La ejecución de este objeto de obra requiere 926.61 metros cúbicos de hormigón in situ y prefabricado, y 168.5 toneladas de acero”, comenta Castrillo.
El primero de febrero comenzaron las tareas de 2018. Ángel Sánchez, subdirector del Micons en la provincia, explica que “está replanteado el puente y, de un momento a otro, iniciará la colocación de sus cimientos”.
“Unos 20 hombres trabajan a diario en el vial. Preparan el terreno a fin de compactar el suelo para la futura carretera”, explica Leduán Delgado, jefe de la brigada de Movimiento de Tierra y técnico al frente de las labores.
Otras brigadas, de Excavación, Fundición de Sellos y Montaje, también se incorporan. “Los sábados, camiones de la Empresa de Materiales de la Construcción Artemisa contribuyen con el volteo de 1 000 a
1 200 metros de relleno”, revela Sánchez.
Pese al apoyo, la escasa fuerza de trabajo y los equipos deteriorados imposibilitan un mayor avance. “Los carros son demasiado viejos: las roturas resultan frecuentes durante la semana; encima, a veces se retrasan por falta de combustible para serviciar”, comenta Delgado.
Castrillo asegura que “la intención de avanzar cuanto puedan en 2018 es una premisa para todos los involucrados en este proyecto. Disponemos de un presupuesto de medio millón de pesos y, luego de ejecutarlos a cabalidad, el Mitrans financiará con presupuesto central, lo cual representa una ayuda indiscutible”.
Construcción, montaje y el pago de bienhechuría son las partidas de mayor impacto para el presupuesto anual. “Solo el pago de bienhechuría gravita en un monto total de 1,8 millones de pesos, pues hay que pagar un terreno sembrado de caña que se derribó”, explica Castrillo.
“La nueva vía lleva un paso superior sobre la Autopista Nacional que será sustituido temporalmente por un intercambio a nivel en el mismo punto del proyecto, pues por razones económicas aún no se puede ejecutar de la forma prevista.
“Una vez colocada la primera capa de mejoramiento en todo el trazado del terreno, pudiera comenzar a usarse el vial, aunque no esté listo por completo. Desde luego, lo ideal sería cuando quede totalmente terminado”.

Notables beneficios
Generalmente, cuando vienen de La Habana, los choferes siguen la ruta Autopista Nacional-Carretera El Jobo-Carretera Central-ciudad de Artemisa. Pero ese trayecto tiene una longitud de 14.5 kilómetros, y a la velocidad estipulada tarda 25 minutos.
Con el vial en ejecución, la distancia se reduce en siete kilómetros y el tiempo de recorrido a solo 10 minutos, desde la entrada de Artemisa hasta el kilómetro 35 de la Autopista. Además, la velocidad media asciende a 100 Kilómetros por hora; aun así, el proyecto prevé una disminución del índice de accidentalidad en un 50 por ciento.
“El proyecto concibe cuatro carriles de circulación, con un ancho de calzada de unos siete metros, paseos de tres metros y un separador central de igual ancho”, explica Castrillo.
Manejar por este “atajo” representará también un gasto menor de combustible, lo cual disminuye el binomio costo-operación. “Recuperar la inversión tomará tres años y 34 días, pues se augura que unos
8 000 vehículos lo atravesarán a diario”.
El nuevo recorrido sumará visibilidad a nuestra ciudad capital, pues desde la Autopista Nacional se abrirá un paseo directo hacia Artemisa. Resta esperar que la vía quede en estado óptimo lo más pronto posible… y comience a brindar utilidad a visitantes y artemiseños.

Así quedará el Vial

Con el vial en ejecución, la distancia se reduce a la mitad (siete kilómetros menos)… y el tiempo de recorrido se acorta, de 25 minutos a solo 10

Versión en Inglés

La intención de avanzar todo lo posible ha de guiar a los involucrados en este proyecto. Foto: Humberto Lister
La intención de avanzar todo lo posible ha de guiar a los involucrados en este proyecto. Foto: Humberto Lister
Abril 13, 2018 - 10:45am
- 21/04/2014 2 comentarios | |

COMENTARIOS DE LA NOTICIA

Carlos Ortega
- 2018/04/23 - 11:32
1
En muchas ocasiones al escuchar el termino artemiseños o Artemisa nos situamos en la provincia y es que artemiseños somos todos los que vivimos en esta provincia, pero llama la atención a muchos que, con raras excepciones, todos los arreglos y beneficios se aplican a la capital de la provincia y es “voz populis”, el disgusto del resto de los provincianos. Por solo poner un ejemplo , en todos los años que llevamos en esta provincia, en el municipio de Bauta no se ha acometido la construcción del nuevo policlínico y seguimos en el mismo local que antes del triunfo de La Revolución Cubana ocupaba la alcaldía del pueblo, con deteriorados e insuficientes locales que pasan por un laboratorio hacinado, sala de emergencia deficitaria, cuerpo de guardia en muy malas condiciones, en fin extremadamente pequeño para una población que ha crecido enormemente , mitad por los nacimientos, mitad porque han arribado muchas personas procedentes de las regiones centrales y orientales. El hospital más cercano a Bauta está en el municipio de San Antonio que casi siempre rechaza el recibir pacientes pues su capacidad apenas alcanza para ellos, el otro sería el de San Cristóbal o Artemisa lugares estos que por la distancia se corre el riesgo de perder al paciente en el camino. El tema de las ambulancias es aparte, hay que llamar a un centro controlador para que este te envíe el vehículo y que estas personas sin estar presente valoren la gravedad de varios casos y decidan a donde mandarlas, lo que crea en los médicos de guardia una situación muy desagradable y de extremo estrés pues dan la cara a los familiares que no entiendes esto, dándose el caso de partos en el propio policlínico , o en su defecto bajo su propia responsabilidad los ciudadanos se llevan al enfermo a la capital que es la opción que todos en general toman, estamos a 30 minutos del Hospital Militar de Marianao y a 50 de Artemisa o Guanajay. El trasporte público, no existe, autos a 20 pesos hasta la Lisa, y si tenemos enfermos en San Cristóbal o Artemisa, tenemos que encontrar la forma de poder llegar. Bauta posee una terminal de ómnibus sin servicio alguno, es justificado entonces el nivel de disgusto por nuestra permanencia en la provincia de Artemisa, no vemos la prosperidad. Yo lo escribo porque percibo el estado de opinión y son personas inescrupulosas los que se aprovechan de estos estados de criterios y no lo llevan a estos sitios que permiten que dirigentes del país, conozcan las cosas como son o como están. Con la salida indiscriminada y sin una planificación adecuada han partido decenas de médicos en función de trabajar en el exterior y se ha recargado sobremanera el trabajo de los que se quedaron lo que ha dado al traste con múltiples bajas laborales( recuérdese el estrés de las guardias por no poder mandar a los pacientes graves con la mayor brevedad a un hospital, la falta de recursos léase radiografías o algunos insumos como hilo para sutura o jeringuillas en el laboratorio) y la desatención a la población, la salud es uno de nuestros baluartes , La Revolución ha luchado porque la atención medica sea no solamente gratuita, sino de excelencia y no podemos descuidar esto, hay que garantizar la atención a los cubanos y si se puede entonces viajar , pero no podemos permitir ,que por agobio de trabajo un médico pida la baja , y si un médico está ocupando un cargo administrativo , tiene que sumarse al apoyo de sus compañeros, ese es el primer deber de un médico revolucionario, atender a su pueblo ,no sentarse a dirigir . No puedo permanecer impasible ante tantos problemas y leer un artículo sobre una hermosa carretera en Artemisa mientras que en la misma provincia los problemas crecen y esto solo es Bauta, habría que ver el resto de los municipios de Artemisa. ¿Qué pasa?
Carlos Ortega
- 2018/04/24 - 12:25
2
*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución. Ok, es validos esto, el dueño del negocio pone las reglas, pero con taparse los ojos y los oídos el problema no desaparece, esta frente a uno, quiéralo o no. Este artículo según fecha salió a la luz en su sitio el 13/04/2018 y poco después de su reproducción en CUBADEBATE, miren cuantos comentarios ha suscitado. Abría entonces que hacer un estudio para ver en cuantos municipios de la provincia se accede al sito o las personas acuden a él porque se ven reflejadas sus problemáticas de vida y tratar entonces como en tantos congresos de la UPEC se ha pedido, de hacer un periodismo activo y de investigación. En algunos discursos de nuestro Líder Raúl Castro Ruz nos ha planteado la realización de un análisis para ver si el experimento de las Provincias Artemisa y Mayabeque están funcionando. La Ciudad de Artemisa, para mi venerada por su tradición revolucionaria, sus mártires, la sangre que derramó en las luchas libertarias, se merece todo, pero es la capital de una provincia con varios municipios y hay que atenderlos, por eso es una responsabilidad adquirida. Carlos Ortega dijo: En muchas ocasiones al escuchar el termino artemiseños o Artemisa nos situamos en la provincia y es que artemiseños somos todos los que vivimos en esta provincia, pero llama la atención a muchos que, con raras excepciones, todos los arreglos y beneficios se aplican a la capital de la provincia y es “voz populis”, el disgusto del resto de los provincianos. Por solo poner un ejemplo , en todos los años que llevamos en esta provincia, en el municipio de Bauta no se ha acometido la construcción del nuevo policlínico y seguimos en el mismo local que antes del triunfo de La Revolución Cubana ocupaba la alcaldía del pueblo, con deteriorados e insuficientes locales que pasan por un laboratorio hacinado, sala de emergencia deficitaria, cuerpo de guardia en muy malas condiciones, en fin extremadamente pequeño para una población que ha crecido enormemente , mitad por los nacimientos, mitad porque han arribado muchas personas procedentes de las regiones centrales y orientales. El hospital más cercano a Bauta está en el municipio de San Antonio que casi siempre rechaza el recibir pacientes pues su capacidad apenas alcanza para ellos, el otro sería el de San Cristóbal o Artemisa lugares estos que por la distancia se corre el riesgo de perder al paciente en el camino. El tema de las ambulancias es aparte, hay que llamar a un centro controlador para que este te envíe el vehículo y que estas personas sin estar presente valoren la gravedad de varios casos y decidan a donde mandarlas, lo que crea en los médicos de guardia una situación muy desagradable y de extremo estrés pues dan la cara a los familiares que no entiendes esto, dándose el caso de partos en el propio policlínico , o en su defecto bajo su propia responsabilidad los ciudadanos se llevan al enfermo a la capital que es la opción que todos en general toman, estamos a 30 minutos del Hospital Militar de Marianao y a 50 de Artemisa o Guanajay. El trasporte público, no existe, autos a 20 pesos hasta la Lisa, y si tenemos enfermos en San Cristóbal o Artemisa, tenemos que encontrar la forma de poder llegar. Bauta posee una terminal de ómnibus sin servicio alguno, es justificado entonces el nivel de disgusto por nuestra permanencia en la provincia de Artemisa, no vemos la prosperidad. Yo lo escribo porque percibo el estado de opinión y son personas inescrupulosas los que se aprovechan de estos estados de criterios y no lo llevan a estos sitios que permiten que dirigentes del país, conozcan las cosas como son o como están. Con la salida indiscriminada y sin una planificación adecuada han partido decenas de médicos en función de trabajar en el exterior y se ha recargado sobremanera el trabajo de los que se quedaron lo que ha dado al traste con múltiples bajas laborales( recuérdese el estrés de las guardias por no poder mandar a los pacientes graves con la mayor brevedad a un hospital, la falta de recursos léase radiografías o algunos insumos como hilo para sutura o jeringuillas en el laboratorio) y la desatención a la población, la salud es uno de nuestros baluartes , La Revolución ha luchado porque la atención medica sea no solamente gratuita, sino de excelencia y no podemos descuidar esto, hay que garantizar la atención a los cubanos y si se puede entonces viajar , pero no podemos permitir ,que por agobio de trabajo un médico pida la baja , y si un médico está ocupando un cargo administrativo , tiene que sumarse al apoyo de sus compañeros, ese es el primer deber de un médico revolucionario, atender a su pueblo ,no sentarse a dirigir . No puedo permanecer impasible ante tantos problemas y leer un artículo sobre una hermosa carretera en Artemisa mientras que en la misma provincia los problemas crecen y esto solo es Bauta, habría que ver el resto de los municipios de Artemisa. ¿Qué pasa? 22 abril 2018 a las 21:43 / Responder artemiseño dijo: Comprendo la preocupación de Ortega, en general con los servicios de salud y con el servicio de transporte hacia Artemisa que aunque ha mejorado todavía no está a la altura digamos de la ruta 35 en los 80. Si bien San Cristobal si claramente queda muy distante (es un extremo de la provincia), en el caso de Artemisa hay cierta exageración en el planteamiento de Ortega. De Bauta hasta el hospital Ciro Redondo de Artemisa son solo 27 km, en carro 30 min a 60 km/h por la central, De Bauta al Militar son 19 km, pero casi la mitad de ellos dentro de la ciudad de La Habana, donde la velocidad promedio no supera los 30 km/h, de modo que el tiempo que necesita es casi idéntico al que requiere para llegar a Artemisa. Entonces mejorar el acceso a Artemisa es una vía también para reducir el tiempo para llegar a a capital provincial no solo desde la Habana sino tambien desde los municipios conectados a la Autopista, por ejemplo, Bauta, Mariel, Bahia Honda 23 abril 2018 a las 11:28 / Responder Carlos Ortega dijo: Estimado coterráneo , la cuestión no radica en las distancias, sino en los medios de transporte para moverse, Bauta como municipio tiene más comunicación con la capital nacional que con nuestra capital provincial , de hecho no salen autos para Artemisa y si para La Habana , el problema va más allá de las distancias , con mucha preocupación le digo que es alarmante nuestra situación , mientras no tenemos un enfermo que necesite de esto, no pasa nada, pero cuando, como se dice popularmente “nos pisan el callo”, entonces si nos acordamos de las distancias , de la falta de transportación, de las ambulancias. Fíjese usted que no me quejo de nada más y no todo está bien, escribo de los problemas graves, con la cuestión de la salud. Internet, es una ventaja muy grande, nos pone en contacto con el mundo exterior en el menor tiempo posible, a veces estoy en una de las zonas Wi-fi del pueblo, específicamente la que está cerca del policlínico y veo llegar a una persona, sentarse, conectarse y al momento… “te voy a pasar unas fotos que le tomé al policlínico, como esta eso” …duro esto. Y si a las matemáticas nos remitimos según usted: -De Bauta hasta el hospital “Ciro Redondo” de Artemisa son 27 km. -De Bauta al Militar son 19 km (tomando la autopista y la Avenida 23 (mal llamada 25), estamos a dos pasos de: -Hospital Militar “Carlos J Finlay”. -Pediátrico “Juan Manuel Márquez” -Oftalmológico “Pando Ferrer” -Maternidad Obrera. Y créame que por desgracia y en circunstancias no deseadas he realizado el recorrido en ambulancia y a toda sirena y se llega más rápido (si llega la ambulancia). Créame, aunque usted piense, no exagero nada. 23 abril 2018 a las 22:18 cubana preocupada dijo: Me solidarizo con Carlos Ortega, no veo el beneficio, ni la im portancia ni tampoco la necesidad d ehacer otro ramal mas de Artemisa a la autopista para que la gente se demore menos que yendo por Cayajabos o el Jobo, sin embargo tienen la Carrtera Panamericana que lleva de La Habana a la tan cacareada Zona Especial de Desarrollo a todos los que van y vienen y que esta llena de huecos por todas partes y no la arreglan y esta que da pena, malamente cada dos años le echan un poco de asfalto a los huecos por donde ya cabe un carro y entonces dejan una loma, pues aqui los baches primero son concavos y luego convexos, pero siempre baches. No voy a hablar de los trabajos que pasa la poblacion cada vez mas vieja y con los hospitales cada vez mas lejos porque a alguien que no anda a pie se le ocurrio convertir el hospital de Guanajay en materno infantil y mandar a todos los viejos que son mayoria, para casa de las quimbambas como dicen los guajiros y sin transporte y todo el mundo se quejó pero no pasó nada 23 abril 2018 a las 9:00 / Responder arcangel dijo: ortega tienes 110% de razon, por eso soy de la opinion de que estos articulos se reflejen en la MESA REDONDA con estas opiniones y respuestas y que se hace y en tres meses que se den respuestas y opiniones del pueblo, y de que salimos a flote lo hacemos, porque o se resuelven los problemas o conocemos los mentirosos. en San Critobla no tenemos Materno y sin embargo se venden viandas y verduras en un mercado con climatizacion. y el tema de las calles ni hablar, el que conozca la circurvalacion que transite por ella, la destrozaron. y supuestamente esta reparada. pero bueno hayq ue sequir analizando el mundo y nosotros fuera de el.

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES