8:45 am.
- 12/05/2014 0 comentarios | | |

El amor a la tierra como tradición

Demetrio Barroso tiene 77 años, en 1959 recibió 1.25 caballerías de tierras muy fértiles, vive en Güira de Melena y está muy feliz por haber derramado tanto sudor, arrugándose bajo el sol
Yudaisis Moreno Benítez yudaisismoreno@gmail.com

Fue de los campesinos que tras Fidel Castro firmar la Ley de Reforma Agraria el 17 de mayo de 1959, recibió 1.25 caballerías, las cuales bien rápido produjeron, por su sudor mañana y tarde, y el privilegio de estar ubicadas en Güira de Melena, sitio de tierras muy fértiles.

Sin embargo, con 77 años de edad y ahora un poco arrugado por el Sol y el tiempo, a Demetrio Barroso le satisface el orgullo de haber unido su lote de tierra al de otros 16 socios el 2 de septiembre de 1976, para crear la Cooperativa de Producción Agropecuaria (CPA) Niceto Pérez, en aquel momento con solo 144 hectáreas.

“Mi padre (Celedonio) me inculcó el amor por el trabajo y la tierra, y el olor que desprende de ella es incomparable. No hay satisfacción como ver crecer lo sembrado con esfuerzo. Aquí hemos logrado más de 100 000 quintales de cultivos varios, y altos rendimientos en la producción de papa, con más de 7 000 quintales por caballería.

“Estos y otros resultados han sido premiados con algo muy especial, varias visitas del Comandante en Jefe Fidel, figura inspiradora y clara visión que nos transmitía la confianza de empeñarnos en la tierra… ella recompensa en tiempo de cosecha, por eso nos estimulaba a trabajar duro, siempre con su mano en nuestros hombros”, asegura Demetrio con un brillo sin igual en los ojos.

Es así como la CPA güireña exhibe alentadores resultados, hoy con 183 asociados y más de 470 hectáreas, donde malanga, papa, boniato, yuca, hortalizas, frutales, granos y cerdos se juntan para sumar unos 15 productos contratados con el Estado, y en venta al pueblo, refiere Omar Barroso, hijo de Demetrio y presidente de la CPA.

“Desde mi niñez la costumbre hogareña me enamoró de la tierra y, aunque me gradué de Técnico Medio en Agronomía, antes del título tenía la práctica diaria de empaparme las botas con el rocío mañanero y regresar a casa con la guataca a cuestas cuando el Sol se esconde, pero con el regocijo de la siembra bendecida por la intensa faena”.

Con el ejemplo inmortal del Héroe del Trabajo de la República de Cuba, Orlando Gómez, quien dirigió la cooperativa durante mucho tiempo, y 35 de sus 48 años dedicados a la producción de alimentos, Omar sabe que la vocación es indispensable.

Las hijas Yanet y Claudia (estudiante de Agronomía), también enrumban sus pasos, tal cual los del abuelo y el padre. Y el sobrino Dayán se une al empeño laborioso de la estirpe campesina.

Ahora son varias generaciones de Barroso. A veces defienden criterios diferentes, pero entienden que en las 32 fincas de la Niceto Pérez, la rápida rotación de los cultivos, el mejoramiento de los suelos, los proyectos para incrementar rendimientos y diversificar producciones, deben estar bien unidos al amor a la tierra y la tradición que distingue y contrasta el carmelita rojizo de los suelos y el verdor de los campos artemiseños.

Foto: Humberto Lister

8:45 am.
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES