9:00 am.
- 08/05/2014 1 comentario | | |

Alta maestría en el mosaico

Dialogar con Rael y Harold, permite descubrir nuevas huellas de este binomio de jóvenes creadores, artífices de una expresión artística que, pese a los cambios tecnológicos ocurridos en el mundo, apenas ha cambiado desde sus orígenes.
Miguel Terry Valdespino nadiemebusca@yahoo.com

Cuando uno contempla con detenimiento y regusto cualquiera de los mosaicos del artista bautense Rael Rodríguez Capote, descubre que está frente a un maestro, en el que paciencia, persistencia y exquisitez se muestran a mares, tres virtudes que comparte con el joven artista Harold Álvarez Martínez, con quien suele darle vida a mosaicos destinados a los más variados espacios públicos e instituciones de toda clase.

Conocía de cerca la fuerza del talento de Rael mediante una Virgen de la Caridad del Cobre, realizada como especial obsequio para el Papa Benedicto XVI durante su visita a Cuba, y el mosaico que evoca La sagrada familia, de Antonio Gaudí, hoy en una de las paredes exteriores de la iglesia de Bauta, más su huella en la restauración del mosaico de René Portocarrero en Playa de Baracoa, obra de fuerte impacto aportada por el fecundo imaginario del grupo Orígenes.

Además, sabía de su impronta en las paredes de la hamburguesería La Viña, en la restauración de la Casa Municipal de Cultura Mirta Aguirre, y en los cuatro mosaicos inspirados en las cuatro estaciones del año, situados frente al teatro de la cabecera municipal. También el retrato de Martí, realizado bajo esta misma técnica, para obsequiarlo a René González Schwerert, uno de los Cinco Héroes.

Pero en la medida que converso con Rael y Harold, voy descubriendo nuevas huellas de este binomio de jóvenes creadores, artífices de una expresión artística que, pese a los cambios tecnológicos ocurridos en el mundo, apenas ha cambiado desde sus orígenes.

“Desde hace más de 20 siglos —comenta Rael— se utilizan apenas un martillo, una pinza, una tenaza y una tajadera (pieza para cortar el mármol u otro material que se emplee) y lo demás corre a cuenta de las manos del artista”.

Respecto a esta última afirmación, valdría la pena señalar que a veces el ojo de una figura humana o animal puede ser más pequeño que la punta de la cabeza de un alfiler y, entonces, se hace preciso cortar las teselas (pedacitos de azulejos u otro material) con una exactitud microscópica.

En otros casos, para lograr la tonalidad precisa o la degradación requerida del color dentro de la obra, es imprescindible utilizar más de cien tonalidades de colores.

Para saber un poco más sobre la larga historia del mosaico, Harold abre un libro donde relumbran los más diversos ejemplos que aportó el Imperio Romano, el período bizantino, la cultura griega, el mundo musulmán... Son impresionantes en verdad. La belleza de cada una de estas obras me deja sin aliento.

“Ya desde el siglo I A.N.E. se empleaba este tipo de técnica —dice Rael—. Batallas completas de Alejandro Magno fueron recreadas por medio de mosaicos”.

Este tipo de obras puede destinarse a pisos, mesetas, paredes, aceras, cuadros para colgar en la pared... y, pese a los retos que implica cualquier boceto, imprescindibles para la arrancada, ninguno es un obstáculo invencible para Rael y Harold, cuando de convertirlo en mosaico se trate, sea el rostro de un prócer ilustre, un niño, una mujer, una pradera, un bosque, un mar, una ciudad...

Rael es graduado del Instituto Técnico de Diseño Industrial, y reconoce que su paso por esta institución fue realmente sofocante y duro, pero esas mismas dificultades lo llevaron a foguearse con un supremo rigor.

Pintó durante largo tiempo paisajes urbanos y rurales y retratos como el del párroco y poeta Ángel Gaztelu, y trabajaba el papier maché con muy buenos resultados; pero hoy se dedica, exclusivamente, a los oficios de teselero y comunicador de la Dirección Municipal de Cultura en Bauta.

Harold es graduado de la Escuela Provincial de Artes Plásticas Eduardo Abela (Amparucha), en la especialidad de grabado, y asume junto al experimentado Rael un reto creativo que no admite ni chapucerías ni descansos, que a veces puede conducirlos hasta el más maloliente basurero, en busca de cualquier cantidad de desechos de mármol o azulejos, y de otros materiales como cerámica, nácar, cristal y hasta piedra.

Los dos reconocen que este tipo de creación artística no cuenta con muchos exponentes en Cuba, aunque suena con notable frecuencia entre nosotros los nombres del veterano José Fúster, y de un joven como Jeffrey Sandoval, ya probado en estas lides, pudiera ser rescatado para la causa. Lástima que sean pocos, porque es un trabajo de una belleza rotunda, amparado en el prestigio de muchos siglos.

El hecho de que Bauta cuente con dos artistas de impecable maestría en este oficio, con decenas de proyectos por acometer, vuelve a decir nítidamente, una vez más, que mucho talento tiene este municipio para seguir escribiendo páginas extraordinarias en el riquísimo ámbito de las artes cubanas.

9:00 am.
- 21/04/2014 1 comentario | |

COMENTARIOS DE LA NOTICIA

- 09/06/2014 - 07:56
1
What's up, after reading this remarkable post i am also happy to share my knowledge here with colleagues.

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES