Julio 17, 2018 - 10:15am
- 17/07/2018 0 comentarios | | |

¿Al César lo que es del César?

Otro escollo para los antillanos será Colombia, los cafeteros, tercer lugar en Veracruz 2014, ahora están impulsados por su condición de sede. Presentarán una nómina superior a los 700 deportistas y además, gracias a la localía, prepararon el calendario de competencias a su favor.
Daniel Reyes García jreyes@infomed.sld.cu

El presente ciclo olímpico depara a Cuba una seguidilla de retos y exigencias. Barranquilla –el más próximo-será el escenario de una de las rigurosas pruebas a enfrentar por la armada antillana: los Juegos Centroamericanos y del Caribe, entre el 19 de julio y el 3 de agosto de 2018.
En la cita colombiana el objetivo es lograr el primer lugar en el medallero, y así mantener una hegemonía de casi 48 años; sin embargo, finalizar en lo más alto no es tan fácil como antaño. El aumento de nivel de las delegaciones mexicana y colombiana, entre otros factores, auguran una batalla reñida en la que Cuba pudiera ser derrotada.
Hace cuatro años, en la edición de Veracruz, los antillanos se coronaron como reyes de los juegos regionales, con México pisándole los talones. En su casa, los aztecas lograron 332 medallas por 254 los nuestros; pero perdieron el primer lugar al obtener ocho preseas áureas menos. Tras aquel susto, la delegación criolla aprendió de la experiencia y está alerta ante la posibilidad de un nuevo asalto.
La delegación cubana contará con más de 500 deportistas; pero se enfrentarán a un duro calendario programado por los organizadores, pues contempla 92 pruebas sin nuestra participación y excluye —por causas diversas— 46 pruebas panamericanas y 33 olímpicas en las cuales Cuba obtendría muchas más medallas.
No obstante, según la proyección trazada por el Instituto Cubano de Deporte, Educación Física y Recreación (Inder) se prevé entre 110 y 140 medallas doradas, lo que valdría para conservar el primer lugar.
Para ello, las principales esperanzas de Cuba estarán en los deportes tradicionales como el atletismo, boxeo, canotaje, judo, luchas –greco y libre-, remo y tiro; además de la gimnasia, el ciclismo, la halterofilia y el taekwondo. Igualmente, por la calidad de nuestros deportistas pudieran llegar algunos títulos inesperados.
Es destacable, a diferencia de encuentros anteriores, que los deportes colectivos no representaran una porción importante de las medallas obtenidas. El béisbol figura como la principal posibilidad de la escuadra antillana de lograr una medalla dorada en esta competencia.
La efectividad de los atletas cubanos deberá ser superior si se quiere conservar la corona. Las figuras consagradas, han de hacer valer la condición de favoritos para poder brindarle al pueblo de Cuba un nuevo triunfo en el área.

Rivales de cuidado
La representación mexicana será una de las pretendientes a la corona. Para esta edición, los aztecas ultimaron una excelente preparación e irán a Barranquilla “como si fueran a una guerra”, según declaraciones brindadas al diario Marca por María José Alcalá, jefa de la delegación mexicana.
Asimismo, pretenden embarcar hacia la ciudad colombiana unos 700 atletas -una de las delegaciones más numerosas-, con la finalidad de sobrepasar las 100 medallas de oro. El director de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deportes de México, Alfredo Castillo, declaró en enero la voluntad de desplazar a Cuba en el medallero.
Otro escollo para los antillanos será Colombia, los cafeteros, tercer lugar en Veracruz 2014, ahora están impulsados por su condición de sede. Presentarán una nómina superior a los 700 deportistas y además, gracias a la localía, prepararon el calendario de competencias a su favor.
Incluyeron algunas pruebas en las que son potencia, y donde Cuba tendrá escaso protagonismo y las ubicaron en los primeros días de disputa, permitiéndoles subirse a lo alto del medallero desde bien temprano.
Es innegable la excelente progresión experimentada por el deporte colombiano. Los resultados en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015 donde escoltaron a Cuba, y el lugar 23 en la fiesta olímpica de Río 2016 lo demuestran.
Los pronósticos señalan a la nación suramericana como candidata a superar también la barrera de las 110 preseas doradas, convirtiéndola en una aspirante al trono del certamen y en la principal rival del archipiélago antillano.
Las comitivas mexicanas y colombianas son un peligro real que no debemos desestimar; sin embargo, la tradición deportiva y la calidad de los atletas debe decantar la balanza a nuestro favor, permitiéndole una vez más proclamarse como la principal potencia deportiva del área centroamericana y caribeña, condición que ostentan desde la edición de Panamá 1970.
 

Julio 17, 2018 - 10:15am
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES