1:00 pm.
- 13/08/2014 0 comentarios | | |

Agosto de 1925: Un hito en la historia de los comunistas cubanos

Aniversario 89 de la fundación del Primer Partido Comunista de Cuba
Elena Milián Salaberri elenams18081966@gmail.com

Agosto, día 16 de 1925. En  una vieja casona de la calle Calzada, del Vedado capitalino, entonces con el número 81- hoy sede del Teatro estudio Hubert de Blanck-, las fuerzas opuestas a la dominación neocolonial  daban muestra de su madurez ideológica y de cuánto urgía la unidad para lograr sus propósitos: allí sesionó, casi en la clandestinidad, el Congreso Constituyente del Primer Partido Comunista  de Cuba.

No obstante la política represiva del dictador Gerardo Machado, tomó parte en la cita lo más notorio del movimiento obrero y revolucionario de la nación, con figuras cúspides de la radicalización del pensamiento marxista, como el veterano colaborador de José Martí, Carlos Baliño, nacido en Guanajay- localidad hoy perteneciente a la provincia de Artemisa- y el joven Julio Antonio Mella, de trayectoria tal, que es para no pocos historiadores uno de los cubanos que más hizo en menos tiempo, al haber muerto asesinado, a los 26 años de edad.

En el congreso constituyente, estuvieron también, los dirigentes sindicales José Peña Vilaboa, fundador de la Federación Obrera de La Habana; Alejandro Barreiro, su secretario financiero; Miguel Valdés, del Sindicato de Tabacaleros de San Antonio de los Baños; entre otras  figuras del proletariado y la intelectualidad. Además, representando a la Sección Hebrea de la Agrupación Comunista de La Habana, el entonces joven de 20 años llamado Fabio Grobart.

Allí se aprobó un programa dirigido a materializar las reivindicaciones de los trabajadores y campesinos. Entre sus acuerdos más trascendentales destaca el de afiliar el Partido Comunista de Cuba a la Internacional Comunista.

Nueve fueron los miembros que integraron el Comité Central elegido, y entre ellos, cinco obreros, un maestro, un periodista, un empleado público y un estudiante. Sin género de dudas, fueron Carlos Baliño y Julio Antonio Mella sus figuras más sobresalientes.

Después vendría el duro bregar durante 36 años, solo nueve de estos transcurrieron en una completa legalidad. En medio de esas difíciles condiciones, el primer partido de los comunistas cubanos realizó su compleja tarea histórica: divulgar las ideas marxistas-leninistas, la realidad cubana y unificar al proletariado y demás capas populares en la lucha contra la explotación capitalista.

Es justo significar que sus antecedentes se remontan al Partido Revolucionario Cubano (PRC), creado por el Héroe Nacional José Martí, en 1892, con el objetivo de organizar y desencadenar la llamada Guerra Necesaria, que estalló en Cuba el 24 de febrero de 1895.

Así como Baliño representó la continuidad del Partido creado por Martí en la constitución del primer Partido Comunista, los fundadores de este devinieron, por derecho propio, antecedente glorioso de la Generación del Centenario y de las posteriores generaciones de revolucionarios en el país.

Bajo la certera guía de Fidel Castro Ruz, el tres de octubre de 1965, nació el actual Partido Comunista de Cuba (PCC),  que asumió la misión de encaminar a Cuba por el rumbo Socialista, elegido por la voluntad soberana de su pueblo. Es así como el primer Partido Marxista-Leninista cubano, fundado por Baliño y Mella, se convirtió en la célula primaria de la agrupación política que ha desbrozado el camino de los cubanos por una sociedad justa.

En la clausura del VI Congreso del PCC, su actual primer secretario, Raúl Castro, expresó: “No olvidemos que solo el Partido, como institución que agrupa a la vanguardia revolucionaria y garantía segura de la unidad de los cubanos en todos los tiempos, solo el Partido, repito, puede ser el digno heredero de la confianza depositada por el pueblo…”

1:00 pm.
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES