7:00 pm.
- 01/10/2017 0 comentarios | | |

En 18 días se hizo la luz

El liniero artemiseño Yank Carlos Ramírez contribuyó a que Villa Clara -una de las provincias más afectadas por el huracán Irma- restableciera el servicio eléctrico en 18 días.
Administrador adferizq@enet.cu

Yank Carlos Ramírez Argüellles, liniero de Artemisa, es uno de los más de 1 500 trabajadores eléctricos que con su proeza laboral contribuyó a que una de las provincias más afectadas por Irma, Villa Clara, restableciera al 99,6 por ciento el servicio eléctrico en 18 días.

Según Julio Ramiro Lima Corzo, Primer Secretario del Partido en la provincia, tal hazaña fue posible por la estirpe de hombres como la del artemiseño, que participaron en la fase recuperativa en sus propias provincias o en otras, y luego acudieron al territorio villaclareño, donde laboraron 12 horas diarias para restaurar la electricidad en breve plazo.

Ante la estatua del Guerrillero Heroico, en la Plaza Ernesto Che Guevara, el también miembro del Comité Central despidió a los colectivos de obreros eléctricos de Pinar del Río, Artemisa, Mayabeque, La Habana, Isla de la Juventud, Cienfuegos, Holguín y Santiago.

Sin grandes riquezas como otros países capitalistas, además de las dificultades causadas por el bloqueo para adquirir recursos, Cuba logra restablecer la electricidad en tan breves días porque tiene trabajadores como Yank Carlos, quien retorna a Artemisa con la seguridad de haber hallado personas agradecidas que supieron apreciar su labor.

Dijo haber conocido a un pueblo que apoya enormemente a los trabajadores eléctricos, y reconoció haber aprendido junto a los linieros villaclareños, quienes a la llegada de los refuerzos ya habían reparado casi la mitad de los daños.

Según cifras preliminares suministradas por Rubert Reinaldo González, director de la Empresa Eléctrica de Villa Clara, entre los daños hubo afectaciones en más de 2 000 postes, más de mil crucetas y 174 kilómetros de conductores en redes primarias.

No obstante la magnitud del desastre –afirma Yank Carlos- he aprendido que con tareas bien coordinadas, ánimo y corazón puesto en la obra, se sale de situaciones de desastres, por lo que “hoy me siento diferente; ya no soy el mismo que vino de Artemisa a apoyar: soy más maduro, tengo experiencias adquiridas en una situación especial en la que todo tiene su prioridad, pero no todo se puede hacer al mismo tiempo.”

El liniero artemiseño afirmó agradecer “las atenciones, por querernos como a un hijo de esta tierra, por darme la seguridad de que en cualquier punto que se produzca una afectación de envergadura, existe la fuerza suficiente en Cuba para poder resolverla.”

7:00 pm.
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES