Mireya Luis
1:15 am. - 20/03/2018 0 comentarios | | |

Mireya Luis

Gracias a su personalidad sencilla y jocosa se ganó un montón de admiradores y no solo en Cuba, en Asia era considerada algo así como una “estrella del rock”
Osniel Velasco Hernández osnielvelazco10@gmail.com

Verla jugar era todo un espectáculo. Cuando Mireya Luis se levantaba para rematar, parecía que el mundo se hiciera más pequeño. La potencia de sus ataques desarticulaba a la más fuerte defensa rival, y siempre era la opción recurrente para los pases en los momentos claves.
Natural de Camagüey, esta miembro por excelencia de Las Espectaculares Morenas del Caribe, como las bautizó el maestro René Navarro, es sin lugar a dudas una de las mejores jugadoras en la historia del voleibol mundial, con palmarés de sobra para figurar en el Salón de la Fama del Voleibol, ubicado en Holyoke, Massachusetts, Estados Unidos.
Deslumbran sus tres títulos en Juegos Olímpicos (1992, 1996, y 2000), igual cantidad en Copas Mundiales (1989, 1991, 1995); dos en los Grand Prix (1993, 2000); cuatro en Juegos Panamericanos (1983, 1987, 1991, 1995) y otros tres en los Juegos Centroamericanos y del Caribe (1986, 1990, 1993).
Con tal trayectoria deportiva nadie puede asombrarse de su elección entre los 100 atletas más destacados del siglo XX en nuestro país y como parte de la Comisión de Atletas del Comité Olímpico Internacional, además de miembro del Comité Ejecutivo y el Consejo de Administración de la Confederación Norte, Centroamericana y del Caribe de voleibol (Norceca).
Gracias a su personalidad sencilla y jocosa se ganó un montón de admiradores y no solo en Cuba, en Asia era considerada algo así como una “estrella del rock”. Existen decenas de anécdotas sobre el cariño que le profesaban en aquellas tierras; baste mencionar que la nombraron mejor jugadora en un torneo donde no pudo salir al tabloncillo ni un solo minuto, debido a una lesión.
Mireya es –quizás- la cara más conocida de aquella generación dorada del voleibol femenino en la mayor de Las Antillas, la cual nos dejó hazañas y triunfos increíbles. Todavía recuerdo aquel espectacular triunfo sobre Rusia en la final olímpica de Sidney 2000, cuando lograron remontar una desventaja de dos sets para lograr el histórico triplete bajo los cinco aros.

1:15 am. - 20/03/2018 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES